Según el INTA, con la adopción de buenas prácticas se podrían recuperar US$ 200 millones hacia 2020.

   ​Según evaluaciones del INTA en siete provincias, en la última campaña quedaron 3.815.840 toneladas de granos tiradas en los rastrojos, lo que equivale a más de US$1.019 millones. Para 2020, especialistas del instituto estiman que, con buenas prácticas de manejo de bajo costo, será posible recuperar el 2% del volumen perdido y ampliar el saldo exportable del país, así como los márgenes económicos de los productores.

   “Las pérdidas reales durante la cosecha superan los niveles de tolerancia recomendados entre un 25 y un 50%, según el cultivo”, calculó Mario Bragachin, coordinador de un proyecto integrador en el marco del Programa Nacional Agroindustria y Agregado de Valor del INTA. “El desafío del INTA apunta a reducir un 20% los valores actuales de pérdidas en los próximos tres años, lo que implicaría recuperar –al menos– US$ 204 millones anuales”, resaltó. Además de las disminuciones por pérdida física de granos, “se suma que la cosechadora es la principal responsable del daño mecánico que tiende a provocar mermas durante el almacenamiento y reduce el valor comercial de la producción”, explicó.

   De acuerdo con Federico Sánchez, coordinador del Módulo de Eficiencia de Cosecha, “la tecnología necesaria para reducir las pérdidas de cosecha de granos está disponible y avanza día a día”. Y argumentó: “El país mejoró el parque de cosechadoras en cantidad y calidad y posee productores y contratistas de cosecha altamente capacitados”. ​ Según Gastón Urrets Zavalía, especialista del INTA Manfredi, “la metodología de medición de pérdidas es una acción que, en la mayoría de los casos, tiene un costo ‘cero’ y repercute notablemente en los márgenes de la actividad”. En ese sentido, sugirió que los productores refuercen la adopción de buenas prácticas y el seguimiento de los lotes.

Fuente: SúperCampo

0
0
0
s2sdefault