El presidente de la Unión General de Tamberos (UGT), Guillermo Draletti, consideró que desde el ámbito oficial se juega a contar con una lechería de poca producción y no de exportación.

   El presidente de la Unión General de Tamberos (UGT), Guillermo Draletti, consideró hoy que "no hay soluciones de fondo" a la crisis que vive la producción de leche y afirmó que desde el ámbito oficial "se juega a contar con una lechería de poca producción y no de exportación, y se salva así la necesidad de buscar materia prima".

   Según Draletti, el tambero recibe un precio promedio por la leche en la tranquera "inferior a 6 pesos, cuando debería ser por lo menos de 8 pesos" y estimó que los valores abonados por las industrias al tambo "no resisten la comparación con los costos, en energía, combustibles o tributos".

   También el consultor Damián Morais indicó que -de acuerdo con los datos oficiales difundidos por la Subsecretaría de Lechería- en el último año se comprobó una disminución de 347 tambos proveedores de leche al sector industrial, fenómeno que va unido también "a una mayor cantidad de leche ingresada" a las usinas.

   Morais refirió la pérdida de rodeos de vacas lecheras producto de la faena dispuesta desde el 2016 por los tambos tras verse afectados por inundación de campos: "cuando hablamos de recuperación de la producción, es lógico, porque venimos de valores muy bajos", dijo en diálogo con Canal Rural.

   Consultado sobre las medidas gubernamentales adoptadas, Draletti consignó que "no hay soluciones de fondo ni propuestas concretas que se desarrollen: hasta ahora nos mantenemos en un ámbito donde desde el gobierno se trata de mejorar la información y la transparencia".

   El titular de la UGT refirió que "la lechería no sale, la crisis va desde los tambos que no pueden seguir, perciben precios bajos respecto de los costos, la exportación frenada y la producción caída: el panorama no es bueno en general", dijo.

Agencia DyN

0
0
0
s2sdefault