Según el IPCVA, el procesamiento de carne se incrementó 4,5% con respecto a los seis primeros meses de 2016.

​   En el primer semestre del año 2017, se produjo un volumen de carne bovina cercano a las 1,36 millones de toneladas res con hueso, un 4,5% por encima de las cerca del 1,3 millón de toneladas producidas en los primeros seis meses de 2016. Para obtener esta mayor producción, se procesaron 62 mil toneladas adicionales de carne proveniente de haciendas livianas de consumo, (+9,3%), mil toneladas más de carne de vacas (+0,4%), y cerca de 4 mil toneladas menos de carne de novillos, (-1,1%) y 0,2 mil toneladas menos de carne de toros, (-0,7%).

   De acuerdo con el informe del IPCVA, el incremento de la producción se explica “principalmente por la suba en la producción de carne bovina proveniente de categorías livianas de consumo, que estuvo en el orden de las 33 mil toneladas. Por otra parte, se verificó un moderado incremento de la producción de carne de novillos, cercano a 7,4 mil toneladas, y un pequeño incremento en la producción de carne de vacas, de 0,9 mil toneladas”.

   De la producción del primer semestre de 2017, un 10,4% se vendieron a los mercados de exportación (140,6 mil toneladas equivalente res) quedando el 89,6% restante a disposición del mercado doméstico, lo que permitió disponer de un consumo aparente por habitante al año de 55,2 kilogramos. Con respecto al primer semestre del año 2016, el consumo aparente se incrementa en 0,8 kilogramos por habitante al año (+1,5%). “Esta suba interanual del consumo aparente de carne bovina se dio en un contexto en el cual los precios corrientes al consumidor de la carne vacuna, al mes de junio de 2017, se incrementaron, en promedio, un 14,9% en forma anualizada; moderadamente por debajo de los incrementos promedio observados en un conjunto amplio de bienes y servicios a lo largo del mismo período, (+22%)”.

Fuente: DyN

0
0
0
s2sdefault