Lotes que presentaban un estado regular la semana pasada se redujeron a menos de la mitad.

   Sin zonas con restricciones de humedad y técnicos atentos a los controles de malezas, el rinde potencial del trigo sigue en pie hacia los 40 quintales en la región. El ambiente térmico y las lloviznas reactivaron el desarrollo foliar de las 1,1 M de ha sembradas.

   Tras los efectos de la gran helada de hace dos semanas, el cultivo se recupera a buen paso. Los cuadros regulares, que ocupaban el 23% retroceden a un 10% de la región. Los muy buenos a excelentes subieron 16 puntos. Los más afectados, los cuadros cordobeses, perdieron macollos pero no perderán rinde, aseguran sus técnicos.

   Esta semana avanzaron los controles de malezas, sobre todo en lotes donde ganaban terreno aún antes del gran evento térmico que dejó temperaturas de hasta 9 grados bajo cero.

   El trigo despliega por entero un abanico de etapas fenológicas que van desde emergencia hasta encañazón en la región. Las primeras siembras comenzaron en mayo y hasta hace una semana se terminaban de sembrar los últimos lotes. El 66% de los cuadros se encuentra macollando, solo un 2% encaña y un 10% emerge. El resto sigue echando sus primeras hojas.

Fuente: Bolsa de Comercio de Rosario

0
0
0
s2sdefault