Según el Movimiento CREA, la leve recuperación del sector no fue suficiente. Además, estimó que el precio pagado al productor se mantendrá o aumentará.

   Un informe del Movimiento CREA estimó que la producción argentina de leche en 2017 será 8,4% menor a la de 2016 al ubicarse por debajo de los 9.000 millones de litros.

   “Luego de un 2016 donde los costos se dispararon y las inclemencias climáticas impactaron negativamente en la producción, hoy el sector lechero argentino se encuentra atravesando cierto grado de recuperación”, reconoció CREA, aunque admitió que los buenos indicios no alcanzaron.

   En ese sentido, destacó las mejores relaciones de precio leche-maíz y las tasas de crecimiento de los recursos forrajeros. “La producción intermensual viene aumentando en los últimos 6 meses, mejorando los números de las empresas lecheras”, indicó, y consideró que “este aumento en la producción de primavera les está dando un respiro a los productores”. Pero reiteró: “No es una condición suficiente para mejorar el resultado económico de las empresas”.

   “Si el precio por litro en términos reales hubiera acompañado, la situación sería mejor aún todavía; en los últimos 6 meses, el precio nominal pagado al productor mostró un aumento de 5,1%, ubicando el mismo en $5,74 por litro para octubre”, reflexionó el Movimiento.

   Y agregó: “Ahora cuando se ajustaba este precio por inflación, durante ese mismo período, el mismo decreció 2,8%”. Por eso, adelantó que para los próximos meses espera que “el precio se mantenga o aumente”.

   “Si las variables macro continúan con su evolución actual, se esperaría una mejora en la masa salarial y un aumento en consumo de productos lácteos”, dijo en relación al mercado interno, y añadió que “no se esperan grandes picos de producción para el verano que sobre-oferte el mercado de leche”.

   Por último, advirtió que “a pesar que el escenario pareciera estar estabilizado, vale la pena destacar que hay productores en situaciones comprometidas por dos factores principales”.

   “Hoy existen cuestiones estructurales del negocio y el contexto que aún no están resueltas y obligan al productor ajustar sus sistemas de producción para lograr la máxima eficiencia”, cerró CREA.

Fuente: InfoCampo

0
0
0
s2sdefault