Lo dijo Adriana González, la sastrense que hace 27 años vive en España. Tras el atentado en Barcelona, contó cómo vivió ese momento en FM Guía. Además, expresó: “ahora no te ponen bombas, el atentado es cuerpo a cuerpo”.

   Un nuevo atentado, esta vez en Barcelona, causó el pasado jueves al menos 15 muertos y un centenar de heridos, cuando una furgoneta que era manejada por un joven yihadista, atropelló a decenas de personas que paseaban por Las Ramblas. El hecho, que fue reivindicado por el grupo terrorista ISIS, ocurrió en horas de la tarde en el paseo peatonal céntrico más turístico de la ciudad catalana.

   El ataque que no solo enlutó a España sino a todo el mundo, también retumbó en la ciudad de Sastre, donde un grupo de sastrenses están radicados en el país ibérico. Es el caso de Adriana González, quien hace 27 años que reside en España y actualmente está vive en Argentona. El viernes contó cómo vivió la tragedia en RadioGuía FM 104.9.

   “Me entero por unos compañeros que me dieron la noticia y se me aflojó todo el cuerpo porque mi hija -Alfonsina-, estaba trabajando en Barcelona, incluso muy cerca de donde ocurrió el atentado. La llamo para saber cómo estaba y me dijo que estaba bien, que afortunadamente no le había tocado ir a trabajar a la tienda de la Rambla, sino que estaba en un centro comercial. De todas maneras, no dejas de estar intranquila”, recordó.

   En el momento que relata las sensaciones, en su trabajo se produjo un episodio violento con una persona que ingresó al local y agredió a unos clientes, pero todo fue controlado rápidamente.

   Adriana trabaja en la ciudad de Vilasar de Mar, ubicada a unos 20 kilómetros de Barcelona, en donde se encontraba cuando sucedió el atentado. “Nunca pase por esto. Es la primera vez. Siempre hemos vivido atentados de la banda terrorista ETA, pero por suerte hace muchos años que ya estas cosas no suceden. Pero nunca tan cerca y que te toque tanto, así nunca”, aseguró.

¿Cómo viviste esas horas posteriores?

Con una incertidumbre total. Yo hace cinco años viví en ese mismo lugar donde fue el atentado y conozco a todos los restaurants. Fue brutal, la gente llorando por las calles, con niños, donde había confusión porque no se sabía quiénes eran, ni dónde estaban los atacantes. Fue un caos total y la verdad que la hemos pasado muy mal.

¿Se sabía que un atentado podía ocurrir?

Si. La policía lo sabía. De hecho, días pasados fueron detenidas algunas personas, pero claro todas esas cosas se saben de boca o boca, no por noticias oficiales.

¿Cómo se sigue después del ataque?

Tienes que seguir igual. Aunque con miedo, con precaución, mirando constantemente si hay gente sospechosa. La policía te da algunas recomendaciones de personas solitarias que podía actuar de forma brutal pero ahora es cuerpo a cuerpo el atentado, ya no te ponen las bombas.

   En medio de la conmoción, dijo: “la verdad que es horrible vivir así, vivir con esta ansiedad que no puedes utilizar con tranquilidad tu coche e ir a Barcelona. Pero hoy Barcelona se ha levantado con todas sus fuerzas, como si no hubiera pasado nada, pero con el dolor en la cara de la gente. De hecho, mi hija ha ido hoy -por el viernes- a trabajar, no a la rambla sino a otro sitio. La gente toma la noticia sabiendo que hay que pasar página lo más rápido posible, sin olvidar”, expresó y remarcó “tú tienes que seguir adelante pero que el miedo no te paralice”.

 

0
0
0
s2sdefault