Fue después que tres doberman atacaran a una joven, ocasionándole gravísimas lesiones. El caso conmovió a San Francisco y la región. "En el perro encontrás el instinto de supervivencia”, explicó un especialista.

   Luego que una joven de 21 años sufriera la amputación de sus dos piernas tras ser atacada por tres perros doberman cuando ingresó a un domicilio privado de la ciudad de San Francisco, el especialista en comportamiento canino, Gonzalo Orellano explicó por qué los animales actuaron de manera salvaje, aquella madrugada del 14 de septiembre.

   "En el perro encontrás el instinto de supervivencia, el de presa, el territorial, de caza, entre otros. Esos los tienen todos los perros desde un dogo hasta un caniche", manifestó el joven profesional, quien se dedica a la rehabilitación de perros con problemas de comportamiento.

   Consultado por la “La Voz de San Justo”, dijo que lo que él práctica es la psicología canina, algo que es "muy diferente" al adiestramiento. "El adiestramiento es psicología humana aplicada al perro, la psicología canina trata de ver cómo los perros ven el mundo, aprenden ciertas acciones propias de ellos, cómo actúan sus instintos y de aprender las técnicas que usan ellos para rehabilitarlos y volverlos al estado que le es natural", aclaró
para tratar de entender el comportamiento de los perros.

   Orellano convive con 14 canes que está tratando y actualmente se aboca a la apertura el próximo mes de un centro de bienestar y psicología canina.

Como animales

   "En la psicología canina siempre vemos al perro por lo que es, es decir antes que nada es un animal. Después se ve la especie, después la raza y después el nombre, que es la parte humana. En la naturaleza ningún animal lleva nombre, empieza a tener nombre cuando empiezan a vivir con nosotros. Cuando pasan estos hechos, la gente se enfoca en la parte humana y en la raza. Pero nunca ven el lado animal ni al perro como especie. El lado animal es lo que todos tenemos en común, el instinto de supervivencia. Luego, el perro como especie, es un depredador. Para defender su territorio, su manada, los depredadores están preparados físicamente para eso, a diferencia por ejemplo de un caballo. Si vos entrás a un lugar donde hay muchos caballos, y lo hacés gritando de susto, lo más probable es que los caballos salgan corriendo porque son presas, pero si lo hacés con perros te van a venir a poner en el lugar", explica Gonzalo ante la consulta de cómo explica él, del lado de los animales, lo que sucedió en la madrugada del jueves 18 de septiembre en un predio privado de barrio San Cayetano.

   "Lo que sucedió con el caso de esta mujer es que los perros defendieron por instinto su territorio. Cuando un intruso entra, el perro no razona, no le podés explicar me vine a esconder. El animal es causa y efecto, no se justifica, no tiene moral, por eso digo siempre que no se puede culpar al animal, sean como sean los hechos, porque en la naturaleza no hay moral. El instinto asesino del que habla la gente no existe, es un término que utilizamos los humanos", analiza el especialista.

Manda el instinto

- ¿Por qué esos perros atacaron como atacaron a esta joven?

   En el perro encontrás el instinto de supervivencia, el de presa, el territorial, de caza, entre otros. Esos los tienen todos los perros desde un dogo hasta un caniche. La razón por la que alguien puede resultar lastimado, lo que determina el daño no es la raza, es la energía y tamaño del animal y el tamaño de la víctima. Si a cualquiera de nosotros nos agarran cuatro mestizos de 30 kilos, nos pueden hacer lo mismo o peor. Pero si te agarra un perro de 20 kilos, ya te vas a poder defender mejor. Pero es probable que también terminemos lastimados porque nuestro físico no está preparado. Lo que detonó en la conducta de esos perros fue el instinto territorial. Viendo todo de una manera más salvaje, un individuo entró a un lugar donde había tres perros. En esa situación estás bajo presión pero los animales también. Y ante esa situación la mayoría de los animales tiene cuatro respuestas: podés pelear, escaparte, podés evitar o rendirte. Nosotros instintivamente escaparíamos de la situación. Cuando vos te escapás, el perro que tiene aflorado su instinto territorial muta a su instinto depredador, y eso lo haría cualquier otro perro. Si intentás escaparte, al perro se le activa el instinto de depredación y te muerde. Porque ellos quieren agarrar y dejarte en el piso hasta que te dejes de mover, hasta que te rindas, que es lo que hacen los perros cuando se rinden. Si te fijás en el mundo animal se debaten entre esas respuestas.

- Otras de las dudas que surgió en tono a este caso fue el de por qué dejaron de morder. ¿Por qué no la mataron?.

   El instinto de presa lo tienen todos. El instinto de presa es ir agarrar algo que se mueve, morderlo y sacudirlo, que es lo que hacen los perros y así lo neutralizan. Hay perros que lo tienen más exacerbado que otros. El desgarro que provoca un perro de 35 o 40 kilos no es el mismo que el que provoca un perro de 10. Según tengo entendido los perros dejaron de morder a la chica cuando ella se quedó quieta; si un animal te quiere matar va a al cuello. Ellos simplemente atacaron porque es su conducta natural y sobre todo cuando están en manada. Cuando ellos controlan la situación ya está. Pero el daño es el daño, porque era una chica muy flaca y son perros que tienen mucha fuerza por su tamaño.

- Este hecho abrió nuevamente el debate sobre el rol de los dueños de los animales. Y lo cierto es que perros de guardia se usan hace mucho tiempo y se seguirán usando.

   Es la función que vos le das a tu perro. Hay perros que pueden ser excelente mascotas, otros lo son para guardia, otros para que trabajen en la Policía. Nunca es culpa de los perros, sino del manejo y lo que quiera el dueño. El dueño se atiene a las consecuencias. En el perro no hay algo que esté bien o esté mal. Y también depende la situación, por ejemplo, quizás si vos entrás a ese patio con el dueño, capaz que el perro viene a jugar con vos y es amigable. No es lo mismo si te ven entrando por un techo o un tapial por más que el perro te conozca o no. Pero es un comportamiento animal, si yo a mi casa traigo a alguien que mi familia no conoce, pero viene conmigo está todo bien. Pero si esa persona que yo conozco y mi familia no, viene solo a mi casa y entra, ahí la situación cambia.

Fuente: La Voz de San Justo / Edición: InfoSastre

0
0
0
s2sdefault