Una nueva entrega de InfoPlus, la columna de opinión de José M. Galetto.

Por CPN. José Miguel Galetto
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Suba en costos de producción y competencia externa. Las importaciones de Brasil -desesperado por vender- tienen precios muy bajos, incluso por debajo de los costos internos (técnicamente “dumping”, que si siguen inducirán al gobierno a implantar barreras y/o tarifas aduaneras en defensa de la producción local). Por su parte, ya sectores empresarios han creado comisiones multisectoriales que eviten el desempleo, como fabricantes de línea blanca, calzados, muebles, autopartistas de reposición, fundiciones, metalmecánica, siderurgia y carroceros. Este último reúne seis empresas asentadas en el sur de Rosario y la región, que producen el 100% de carrocerías para colectivos de media y larga distancia.

Es la polarización más evidente de la industria nacional, que se ve  en apuros por la importación automática de colectivos brasileños  y pide protección (tal como se apuntó arriba). “Carrocerías Lucero” denunció que los importadores se apuraron con operaciones nuevas y con los permisos flexibles que ahora se otorgan, consiguieron permisos para ingresar unos 600 vehículos. De no poner freno urgente, el sector tendría que bajar la persiana, sin importar el tamaño (el hecho data de principios de Abril/16). Se logró como primer paso el sistema de licencias no automáticas (restricciones).

Las industrias tienen en común, que dependen del mercado interno y son sensibles a la caída de ventas, aumentos de tarifas y presión de productos importados de Brasil y China en particular bienes de consumo. Claro que alcanza a las agroindustrias como los productores de cerdos, que tropiezan con las carnes brasileñas. Por supuesto la crisis de rentabilidad afecta a la principal cuenca lechera del país delicado por lo elemental del alimento (reitero que hay una intermediación excesiva que he verificado desde hace 50 años [“parásita” le llamo], que se queda con un plus de ganancias Ejemplo de Ferreyra (Cba) llega una caja de “La Lácteo” e intervienen mayoristas, distribuidores de zona, otro minoristas y en fin un camión fletero para descargar en las despensas y súper.

En estos sectores sensibles pega fuerte el tarifario energético. Se apuran reuniones en Villa Constitución y Firmat, como reuniones tripartitas de funcionarios-empresarios- sindicatos.

Varios sectores de la región me resultan conocidos cuando viajaba por mi fábrica de muebles y  están bajo la lupa de la UIA-Santa Fe: -Madera y mueble: Cañada de Gómez, Esperanza, Rosario, Alvear: (caída del 40% en la facturación reciente) - Industria Láctea: Rafaela, Sunchales, Firmat (se agregan las inundaciones a la crisis de costos)- Calzado: Acebal, Alvear, Gdo. Baigorria, Rosario (del que se surte buena parte de Sastre) muy comprometido. SIDERURGIA: La más crítica – Villa Constitución, Rosario parada por completo en marzo y ahora trabaja un solo horno y con riesgo de despidos.

El mercado interno de acero está muy frenado. Procrear para construcción, ayudaba por la provisión de acero, pero las obras públicas están todas paradas. Las multisectoriales a full en Santa Fe.

0
0
0
s2sdefault