Una nueva entrega de InfoPlus, la columna de opinión de José M. Galetto.

Por CPN. José Miguel Galetto
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Crónica de un aficionado:

1) Argentina vs. Chile: Fueron 25 minutos arrolladores con presing  el reencuentro de Di María con el gol y la asistencia a Banega, el mejor del juego. Gaitán un luchador interesante que lo fulearon seguido y cumplió.

Romero salvó un medio gol de Alexis, atajó bien entre los dos palos, pero cuando sale se expone. Otros 25 en el segundo tiempo, ya sin brillar y aguantando a un Chile descolorido.  Los demás “acompañaron” mientras Messi en el banco aplaudía. No hubo ora vez visión colectiva. Por ej.: Di María quiso lucirse luego del gol y corrió por su punta a pura velocidad perdiendo por la línea final, sin mirar que dos veces Iguaín levantaba la mano con fastidio por el centro, sólo como para hacer el gol que se le niega. Se le critica y comparto que hasta ahora no tenemos un “9 de área” goleador (igual que Agüero que juega sólo 15 minutos finales y patea de lejos a la tribuna.) Son los 2 más destacados en Europa, pero aquí no rinden. Claro que sin asistencia precisa en el momento oportuno, tampoco puede exigírsele mucho. Martino insiste. De lo contrario, tenemos un Marco Ruben de Central goleador del torneo. Experiencia y actitud. Me dirán de donde saco esa quimera…¿Acaso Pinola no lo era?) ¿Hasta cuando esperar a los que juegan afuera por sus pergaminos?. Compárese con otros nº 9 de la Copa que “la meten” y cumplen su función.(por ej. el de Perú). Juegan siempre los mismos y por momentos parece un “rejuntado” porque no se entienden. No pude ver varios partidos, pero en función de equipo a Venezuela, con toques justos y elegantes, que con el agregado de correr y luchar, sorpresivamente lo eliminó a Uruguay. Puede ser un oasis, pero se vio buen juego.

2) Argentina vs. Panamá: Aquí de entrada, Panamá con gente fuerte, planteó un juego rudo y con brusquedades. A pesar del tempranero gol de Otamendi, muchos entraron en la propuesta con roces y aparatosas caídas simuladas, que complicaron el desarrollo inútilmente. Recuerdo una reprochable actitud de Mascherano (capitán hasta que entró Messi) con toda su valía y experiencia, reaccionando sólo por un empujón. Se levantó como un resorte y vino el árbitro a separar. Viene viejo y “cascarrabias”. Yo pregunto si pensó que es “intocable…Cómo otros compañeros rieron luego haciéndose los sobradores. Típica “viveza criolla” inaceptable a este nivel. No hace falta hacerse el “cacique” en esta selección, sino responder en todo caso con cuerpo firme y leal, para demostrar que se sabe más y que con juego limpio se puede ganar porque se es mejor.(el árbitro cobró bien y llevó adelante un partido complicado) Y con humildad, la que tiene Messi que cuando entró le cambió la cara al deshilvanado equipo. Un rebote casual en Iguaín, le permitió un rápido gol porque sabe cómo patear y precisamente en función de nº 9. Ni hablar del 2º: a sólo 1 mt., advertí el golpe seco cómo para que ningún arquero eximio pueda atajar en el ángulo de “las ánimas”. El 3º: otra vez en el lugar del 9, se desprendió del marcador con un  amague de la derecha y la colocó a la ratonera con su zurda implacable. Y el último lo hizo Agüero (por fin!), pero ¿por qué?- ¿algún periodista lo destacó? La cancha tiene un ancho de 50 mts.: Messi por la derecha libre, lanzó con la zurda un zapatazo que no fue a parar al córner como tantos, sino a unos 35 mts. justo a la cabeza de Rojo, quien bajó muy bien para que Agüero la empujara. 

Messi no nació para “líder” como dijo Maradona porque no tiene esa personalidad, pero es el CONDUCTOR porque todo el equipo se forma alrededor de su presencia y su individualidad es necesaria. “No aguantaba más estar en el banco” declaró. Agrego: “yo sólo quiero jugar” (como los pibes).Se lo vio feliz de nuevo. Feliz para los argentinos tenerlo.

0
0
0
s2sdefault