Al gobierno “k” lo autotitulo “el Arrierio”: las penas de nosotros; las vaquitas son ajenas.

La debilidad argentina, es producto de gobiernos que podían robar y matar y practicar la corrupción sin castigo alguno. (Susana Decibe - ex Ministra de Educación) Ella se pregunta ¿Cómo llegamos a estar tan infectados de corrupción? Busco alguna respuesta.: el destape de una larga lista de corruptelas, que no es necesario repetir porque  ya falla la memoria para recordar, me sugirió la ironía del título y me senté a escribir para hacer la catarsis que niegan los que ahora no se conocen entre sí, luego de 12 años administrando el Estado. Báez por ej. que convirtió a sus hijos en delincuentes, no habla para despegarse de CFK. Esta, fiel a su estilo malicioso, se defiende como perseguida política. El ciudadano que razona ve impasible la prueba del delito con sus redes aceitadas y no se traga el anzuelo, en tanto los funcionarios vilmente implicados se callan la boca. Sí la propia Cristina es llamada a indagatoria, se presenta pero lleva “el papelito” (como dijo “Cacho” Castaña) y no habla.

Sin embargo la fragilidad argentina es producto de rupturas institucionales que vienen de gobiernos que podían robar y matar, de muchos años de prácticas corruptas sin castigo, de políticos que  se han dedicado más a  la búsqueda de beneficios privados que de soluciones para toda la sociedad, de mentiras y de la ignorancia de una sociedad que hasta hace 7 meses no pudo aprender la complejidad que el ex gobierno simplificó disfrazándola. No se pudo debatir; se mintió y en la sociedad no se pudo acumular saberes. El hipócrita gobierno K, ahora se vuelve contra un gobierno transparente, que sí comete errores pero trata de enmendarlos dentro de la urgencia que le demandan piqueteros e infiltrados. Se cumplieron pasos muy importantes; veo al día de hoy  un solo error delicado: el “tarifazo” que no fue gradual. Pero aún con desprolijidad se da marcha atrás y con paciencia llegarán facturas corregidas de gas, en tanto se busca consumir menos.

¿Acaso lo hubiera hecho CFK. con su soberbia, dibujando números para dejar conforme con sus cadenas nacionales a sus chupamedias? ¿Por qué darle con un “fierro” a un Macri que nada tiene de orador como la ex jefa y que alude a muchos pasos positivos ciertos aunque con una lógica demora en cuanto a refinanciación? Tal vez las Pymes merecen ayuda especial urgente. ¿Qué podemos ganar sin un Macri que es sensible, acusa los impactos y adolece de arritmias? ¿Que vuelva algún peronista que está desmembrado sin partido pero al acecho? ¡Por favor! Y también le cabe el equilibrio al periodismo, que aprecia que hay un rumbo, aunque falta un plan. En todo caso coincido que tenemos un Ministro por área legal que actúa según su parecer, pero no tenemos un Ministro de ECONOMÍA propiamente dicho. Le diría a Macri: Convoque, júntense y practiquen medidas en equipo. No pequen de individualidades como la Selección de Fútbol!!!

0
0
0
s2sdefault