Luego de unas semanas, regresa InfoPlus. La columna de opinión de José Miguel Galetto.

Por CPN. José Miguel Galetto
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Un taller efectuado en Rosario hace pocos días, reunió especialistas en  busca de poner fin a este mal que no es nuevo y se conoce con este nombre hace unos 10 años. Burlas, humillación, insultos son formas de operar con el término que, literalmente se traduce como "intimidación". Un hostigador, una víctima y la complicidad de un grupo que mira y no interviene, que más bien apoya y participa. No es sólo cosa de chicos. Es un comportamiento agresivo que se repite. No siempre agresión física. Lo más común es el bullying verbal, esto es, el maltrato emocional reiterado y sistemático que apunta a la destrucción psicológica.

Puedo dar fe que lo sufrí hace 65 años cuando estudiaba en Córdoba entre los 11 y los 14 años. Volvía de clases con el tranvía nº 4 donde terminaba Alta Córdoba y comenzaba Bº San Martín. Debía recorrer a pie unas 12 cuadras hasta donde paraba. Al bajar ya temblaba de temor por si aparecía él, uno sólo, un "cabecita negra". Se apareaba y me insuflaba miedo. Tendría unos 15 años o algo más. Se mofaba de mi timidez: bajito, rubio, esquelético. No recuerdo qué me decía. No me agredía, pero se pegaba a mí andar y me acosaba y amenazaba. Yo no veía la hora de llegar por Soldado Ruiz que tenía luz y gente, para que me dejara doblar 2 cuadras hasta destino. Recuerdo sí que en esa esquina ya no me seguiría, pero era allí cuando se apoyaba de frente a la pared con las dos manos y me encerraba debajo suyo un buen rato, gozando mientras yo le "rogaba" que me dejara seguir. Seguramente, mientras aumentaba mi padecer por su acoso, agregaba que me esperaría al día siguiente. Fue tal mi miedo, que le pedí a un primo – 10 años mayor- que lo localizara y le pusiera fin a ese suplicio lo que ocurrió luego de mucho tiempo. En San Francisco, de visita a una tía, me mezclaba en un campito aledaño  con los "negritos", porque era una gran ilusión a los 10 años jugar a la pelota. Allí ya germinó cierta forma de racismo y más de una vez  debía irme discriminado. El negro contra el rubio miedoso que no reaccionaba.

Durante el taller se analizaron casos concretos de escuelas, descubriendo con videos el bullying "en el patio", pidiendo la colaboración desde el portero a los administrativos y de hecho a la familia. ¿Por qué es grave el bullying? Una médica pediatra señaló cómo deteriora la autoestima y como fundadora del Equipo de Bullying Cero Argentina, agregó que es la primera causa de depresión en jóvenes. El suicidio ocupa el segundo lugar como causa de muerte!!!. Aportó proyectos de convivencia y liderazgos pacíficos para trabajar desde la educación.

0
0
0
s2sdefault