El declaró el ministro de la Producción y precandidato a diputado nacional, Luis Contigiani, quien se refirió a la situación económica nacional.

    "Me hace acordar a la década del 90, cuando se decía que en la macro economía los números estaban bien, pero la vida cotidiana era absolutamente distinta, es decir que la macro se aleja del bolsillo de la gente. Ojalá que, en la vida del pequeño y mediano empresario que depende del mercado interno, del laburante, de los que dependen de su ingreso para la compra de alimentos y servicios, podamos ver esta recuperación”, señaló el ministro de la Producción y precandidato a diputado nacional, Luis Contigiani.

   “Sólo hay recuperación en el campo, en el sector minero, y en algunas empresas de servicios. Pero es necesario que tengan en cuenta a la economía de mercado interno, donde transcurre la mayoría de los argentinos; con el sector agroexportador sólo, no construimos un país”, agregó el ministro.

   También aludió Contigiani al debate en torno a una reforma impositiva: “La argentina no puede tener la misma ley de entidades financieras que en los ‘70. Tenemos que discutir cómo gravamos la renta financiera de este país, que es la gran ganadora de este gobierno y anteriores; cómo terminamos con el capital financiero que conspira contra el capital productivo, cómo recuperamos la matriz tributaria para que no grave el consumo ni a las pequeñas y medianas empresas, cómo gravamos a los sectores privilegiados de este país, que no pagan impuestos”.

   En esta línea, el precandidato apuntó que “la política debe discutir el federalismo fiscal”. “La agenda del centralismo viene fracasando. A la hora de abordar los temas de fondo, las provincias nos encontramos con un techo. No podemos definir el modelo económico, y en estas condiciones no podemos hacer otra cosa que comprar tiempo”, afirmó finalmente Contigiani.

La diferencia con Santa Fe

   Finalmente, Contigiani diferenció las políticas adoptadas por la Provincia frente al contexto de caída de empleo: "Santa Fe lleva adelante un plan de obra extraordinario desde el primer semestre del 2016 que nos permitió aumentar el empleo en la construcción para compensar la caída del empleo industrial y así amortiguar el impacto de la crisis".