Dermatólogos estadounidenses realizaron un experimento en el que expusieron a los participantes, bajo el sol del mediodía, al resguardo con ambos métodos para determinar cuál era más seguro. Los resultados del estudio.

Sombrilla o protector: ¿cuál es más efectivo?

   El cuidado de la piel toma un lugar central en verano. En las distintas ciudades balnearias locales e internacionales, el sol se puede volver un enemigo de temer. En especial al mediodía, cuando el peligro de las bajas temperaturas es mayor, surge la inquietud. ¿Qué es más efectivo a la hora de hacerle frente al sol? ¿El resguardo de la sombrilla o la protección de las cremas solares?

   En la búsqueda de responder tal interrogante, un grupo de dermatólogos del Centro Médico Langone de Nueva York realizó un experimento, en agosto de 2014 -pleno verano norteamericano- en una playa de Lakeville, Texas. Reunieron a 81 hombres y mujeres con piel de alta sensibilidad y los expusieron al sol al mediodía.

   Por un lado, la mitad se protegía del sol bajo una sombrilla. A los otros se les proveyó un protector solar de muy elevado factor, de 100 SPF. Una vez que los participantes terminaron la prueba, se los analizó uno por uno para determinar quiénes habían sido los más afectados.

   Los resultados fueron publicados en los últimos días en la revista especializada Jama Dermatology. Los análisis arrojaron que el 78% de los participantes que se protegieron del sol a través de una sombrilla desarrollaron quemaduras. En cambio, sólo el 25% de quienes se resguardaron con una crema solar experimentó incidencias.

   En el desglose de datos, se registraron 142 incidencias de quemaduras solares en el grupo que utilizó la sombrilla y 17 en el colectivo que empleó protector solar. A su vez, a cada una de las áreas examinadas, los investigadores le asignaron una puntuación del 0 al 4, que indica la cantidad de quemaduras solares; de ninguna a severas ampollas con pus. El "grupo sombrilla" promedió 0,75, mientras que el "grupo protector solar", solo 0,05.

   El protector solar, entonces, superó en efectividad a las sombrillas. De acuerdo a los responsables del estudio, la diferencia se debe a que el diseño de las sombrillas está pensado para evitar el efecto de los rayos directos del sol, pero que no ofrecen la misma protección cuando se trata de los rayos difusos.

   Más allá de la diferencia a favor del protector, ninguno de los dos métodos demostró una efectividad total para resguardarse del sol. Por eso, Hao Ou-Yang, líder de la investigación, recomendó complementar ambos: "El estudio muestra que no se puede confiar en un único método de protección. En primer lugar, se debe reducir el tiempo total expuesto al sol. Luego, usar ropa, sobre todo sombrero, y buscar sombra. Por último, con seguridad, considerar el uso de alta protección solar".

Fuente: InfoBae

0
0
0
s2sdefault