El kinesiólogo Juan Pablo Garilgio te cuenta de que se trata este tipo de entrenamiento muscular. Conocé sus ventajas para obtener cuerpos fuertes y resistentes.

   El concepto “Core” (del inglés Núcleo) hace alusión a un conjunto de músculos que cumplen una función muscular conjunta, dicha función es estabilizadora, no motora como se creía hasta hace tiempo.

   Su funcionamiento se basa en un correcto equilibrio de longitud, fuerza y patrones neuromotrices de todas las cadenas cinéticas que permitirán una eficiente aceleración, deceleración y estabilización lumbopélvica durante los movimientos.

   Está ubicado en el centro de gravedad del cuerpo, desde donde se inician todos los movimientos de las cadenas cinéticas funcionales.

   Imaginando un espacio tridimensional en el centro del cuerpo, el “Core” estaría delimitado:

-Parte superior: por el músculo diafragma
-Parte inferior: por la musculatura del suelo pélvico
-Parte anterior: músculos abdominales (recto anterior oblicuos mayor y menor)
-Parte posterior: musculatura glútea, paravertebrales, dorsolumbares, musculatura profunda del tronco y fibras del dorsal ancho.

   Estabilidad central: transverso del abdomen, tal vez el más importante de todo el “Core”. 

   Como ya he mencionado con anterioridad, la principal función del CORE es otorgar estabilidad al organismo, destacándola así sobre su función motora. Esto quiere decir que, a la hora de trabajar el abdomen, no se recomiendan los clásicos ejercicios de crunches, esos en los cuales nos tumbábamos en el suelo con las rodillas flexionadas y tratábamos de flexionar el tronco. Este concepto de trabajo es erróneo, o al menos obsoleto.

   Para trabajar el CORE debemos utilizar el concepto core-stability, o estabilidad del core, y trabajar a este músculo en su función principal, la de músculo que otorga equilibrio y estabilidad.

   El “Core” o núcleo de estabilidad se compone de tres subsistemas, y la integridad de los mismos determinan la eficiencia del mismo. Estos sistemas son:

Subsistema pasivo
También llamado Form Closure. Son aquellas estructuras que carecen de capacidad contráctil, pero ayudan a la estabilidad articular de todo el cinturón lumbopélvico. Se compone de huesos, articulaciones, cápsula articular, ligamentos, cartílagos y discos. Estas estructuras determinan los balances articulares y el tipo de movimiento y permite soportar un cierto grado de cargas bastante limitado.

Subsistema activo
También llamado Force Closure. Está compuesto de la musculatura del CORE, los tendones y las fascias, es decir, de los elementos contráctiles. El subsistema muscular es necesario no solo para aportar mayores cargas, sino para poder realizar ejercicios con resistencias y actividades dinámicas.

Subsistema neuromuscular
Es el encargado de responder a las variaciones captadas y realizar las correcciones necesarias, ya sea ante situaciones repentinas o bien organizar patrones compensatorios. Es el encargado de ajustar todo el conjunto del cuerpo recibiendo la información del sistema pasivo y activo.

   “Si somos capaces de estabilizar, re-educar y fortalecer nuestro CORE seremos capaces de mejorar nuestra postura, prevenir lesiones y mejorar los tiempos de rehabilitación y recuperación tanto a nivel funcional como deportivo”.

Juan Pablo Gariglio
Lic. En Kinesiología y Fisiatría (M-700)
Especialista en Kinesiología Deportiva