Qué hacer ante distintas situaciones si tenés molestia ocular. Escribe el especialista Alejandro Aguilar.

   Llega el verano, los días se alargan y aumenta el tiempo en que estás al aire libre. Esto te expone más al sol y a los elementos del medio ambiente, por lo que debés tener en cuenta algunos detalles para cuidar a tus ojos.

   En primer lugar, a los pocos días del inicio del verano llegan Navidad y un Año Nuevo, y con ellos los festejos y lamentablemente el uso de pirotecnia. En este sentido, y aunque parezca una verdad más que obvia, el mejor consejo es evitar su uso. Año tras año acuden a los consultorios personas que han sufrido lesiones en los ojos producto del uso de estos elementos. Una simple chispa de una aparentemente inofensiva “estrellita luminosa” puede causar una lesión seria en los ojos.

   El otro detalle en relación a las fiestas de Fin de Año es el “descorche” de las bebidas burbujeantes. Entre el 24 de diciembre y los primeros días de enero, son muy frecuentes las consultas oftalmológicas por lesiones traumáticas oculares producto de una mal descorche. En este sentido evitá dirigir la punta de la botella y obviamente su tapón hacia vos en el momento de la apertura. Nunca lo hagas hacia otras personas y lo ideal es: con una mano iniciar el procedimiento de apertura y con la palma de la otra cubrir el tapón para que salga despedido.

   Pasaron las fiestas y llega el tiempo libre, las vacaciones y con ellos el sol, el mar, la montaña, más tiempo fuera y las piletas. Después de un día entero al aire libre, los ojos se enrojecen, pican y molestan; ¿qué pasó?

   La radiación solar, más la exposición al aire libre y al viento producen naturalmente irritación y los ojos se ponen rojos. Es una reacción normal y esperable. Como sucede con la piel, a los ojos les pasa lo mismo. No te preocupes si sucede, pero podés atenuearlo.

   Lo ideal es usar lentes de sol, pero no cualquier tipo, y no me refiero al color, usá el que más te agrade, pero que tengan protección UV, es fundamental porque evita el daño por la radiación, que es aguda (en el momento de la exposición) y acumulativa con el paso del tiempo. Usá además gorro o sombrero con visera, tus ojos te lo van a agradecer.

   No obstante esto, si los ojos se te irritaron igual no te automediques. Nunca utilices descongestivos; son adictivos, causan efecto rebote (es necesario más dosis y más frecuencia para producir el mismo efecto) y pueden provocar reacciones no deseadas. Lo ideal son los lubricantes artificiales o la solución fisiológica, libertad de uso con ellos porque son inocuos.

   No te refriegues ni rasques, evitá tocarte los ojos. En la piel viven bacterias que mantienen el equilibrio y alejan a otros gérmenes patógenos, pero son buenas ésta no para tus ojos. Van a competir con las que sí son ocualres, provocando una lucha que puede traducirse en la presencia de conjuntivitis.

Fuente: TN / Alejandro Aguilar, doctor en Medicina Especialista en enfermedades de superficie ocular (MN 71395)

0
0
0
s2sdefault